Calamaro salta a la arena de la Mozart

By 10 marzo, 2016Destacada

Por Guillermo Sancho.

Viene el artista prolijo, excéntrico y genial por antonomasia. Trae su arte de roquero y sus hechuras de torero, nos llegan buenos aires desde otros meridianos. Nos viene a traer su brindis caiga quien caiga, a electrizarse y a mirar lentamente a los ojos de la eternidad. Los que ya lo hemos visto lo sabemos. Sabemos que no sabemos nada.

Un gran-chocante-demencial-lindo-sudoroso-filosófico-tanguero espectáculo de una de las estrellas más célebres del Rock & Roll en lengua castellana. Supongo. Luego, Andrelo dispondrá. Lo querremos igual. ¿Sabrá que está dando un concierto? Mujeres y hombres de Zaragoza, sepan ustedes que el disco que viene a presentar lo grabó como divertimento. Ignoraba que estaba registrando un futuro long play, pero sin previo aviso se abrió como una flor inmediata. Perpetró el juego con la concurrencia de un picador de lujo, su amigo Germán Wiedemer, otro insigne piano man. Grabaron un disco en dos tardes, Romaphonic Sessions, y luego supieron que lo habían hecho (¡uh!) Es la tercera entrega de sus Grabaciones encontradas, y en junio la lidiará en esta plaza.

El Fénix de los ingenios argentinos que ha convertido la vida en algo raro, que nos ha doctorado un poco en poesía y otro poco en melancolía. El azteca prendido a una botella vacía. Sumo pontífice de las Iglesias de Mr. Tambourine Man, de Diego Armando Maradona y de Independiente de Avellaneda. Taurino en misión celestial (sólo los salmones se hacen cargo de estos encargos, valga la puntualización). No le pidamos que no sea un inconsciente, sabemos que ni compone ni graba ni toca ni canta: hace piruetas mortales. Romaphonic Sessions se adivina igualmente suicida e inspirada, un nuevo viento en las velas para no olvidar.

Pero tampoco olvidemos que Picasso fue, además del dios del cubismo y el arte en el siglo XX, un portentoso dibujante de la realidad. Andrés Calamaro, es además de una criatura escénica, escritor dotado, kamikaze musical y bardo cantor de las diversiones prohibidas, un prodigioso hacedor de canciones. Cuando cada una es un crimen perfecto, no queda sino volvernos ligeramente salmónidos (nuevamente: ¡uh!) En la arena de la Sala Mozart veremos, oiremos, ovacionaremos y llevaremos en hombros al ídolo. Si es que sabemos que está dando un concierto.

  • Día: 25 Junio
  • Hora: 21:30
  • Lugar: Auditorio de Zaragoza
  • Puntos de venta: Ibercaja.es