Conciertos en las alturas: Live the Roof llega a Zaragoza

By 22 junio, 2017Sin categoría

Oigo silbar sobre los tejados a un aeroplano que se me va

Live the roof en Zaragoza (verano de 2017)

por Octavio Gómez Milián

Lei è partita per le spiagge

io sono solo quaggiù in cittá,

Ella se marchó a la playa

y yo estoy solo en la ciudad.

(Azzurro, Paolo Conte)

Imaginad una terraza en forma de trapecio cuyas bases miden 30 metros y 10 metros respectivamente, la distancia entre ellas es de 6 metros y las cubrimos con baldosas de 30 centímetros de lado…¿Cuántas baldosas se necesitarán para enlosar la terraza?

Disculpa, querido, el verano ha llegado, las baldosas son parte de una canción de Vainica Doble, un lugar privado, donde vivir no es estar apretado sino junto a ti. El verano sobrevuela la ciudad de Zaragoza y susurra letras hermosas con la llegada de la tarde: Live the roof?

Estamos colgados en una repisa con el paraíso a nuestros pies y sonreímos bajo la coronación tardía de la tarde. Imagínate una copa de vino, mejor que sean dos, que estamos de vacaciones y tu sonrisa manchada de tinto es más bella en julio que en octubre, imagina las guitarras que se conectan suavemente, el delicado nylon nuevo y las huellas dactilares, como marcas que deja el sol sobre los trastes, en esta ciudad de fuego que se levanta hacia los cielos escapando del estío. En la Terraza del Museo Pablo Serrano, la terraza que soñó Félix Romeo y aquel verso de Paolo Conte: sento fischiare sopra i tetti/ un aereoplano che se ne va. Tú acabas de cumplir veinte años, yo ya no cumpliré cuarenta, el rojo crepúsculo recorta contra su espalda las torres lejanas que dan nombre a Zaragoza. Hay voces de siglos en el aire, mira cómo no termina de marcharse la tarde desde el cristal de mis gafas, siente cómo se te alcanza la eterna noche de la luz y un tenue desconcierto llega con los bises.

Abrimos el 22 de junio, en esta estación que se confunde, con Viva Suecia y su magnífico La fuerza mayor, editado el pasado año, que hará las delicias de aquellos que disfrutaban todos los cielos que han tocado a lo largo de estos años.

Después en julio y agosto clásicos del pop español como Mikel Erentxun, un amanuense de gusto exquisito y acústica de caja negra, con el resurgir de Elefantes y su mezcla de crooners castizos entre Camilo Sexto y Corcobado, además del apetitoso directo de fondo anglosajón de los baleares L.A. mezclados con apuestas aragonesas, con los Tachenko demostrando que lo suyo es el neofolk aragonés, los Bengala repartiendo amor salvaje atados a dos banquetas y y el mejor hacedor de canciones de esta tierra, Ricardo Vicente, intelectual por obligación y devoción…yendo de la cama al roof.

Pero eso es otra historia y te la contaré en cuanto traiga la ronda siguiente. ¿Parece que levanta un poco de fresca? Qué guapa estás con una rebequita en agosto.

Toda la info de los conciertos y entradas aquí: